Neumáticos: Recomendaciones de Mantenimiento

neumáticos

Desde Neumáticos Duque queremos dar unas recomendaciones de mantenimiento y uso para sus neumáticos.

Hoy en día el coste del mantenimiento de un vehículo en general es muy elevado, por esta razón es importante saber cuando y como elegir, reparar y remplazar los neumáticos de su vehículo.

Los neumáticos se componen de diferentes tipos de compuestos, materiales y deben poseer propiedades de rendimiento básicas para un funcionamiento correcto, bajo cualquier condición climatológica y tipo de carretera.

Las propiedades de los materiales y componentes cambian con el tiempo,  numerosos factores como el clima y las condiciones de almacenamiento y de uso (velocidad, carga, presión de inflado, mantenimiento, etc.) a los que se exponga al neumático a lo largo de su vida útil.

Dado que la evolución relacionada con el servicio varía significativamente, resulta imposible predecir con exactitud la durabilidad de un neumático específico.

Es por ello que además de las inspecciones periódicas que realiza el cliente, desde Neumáticos Duque recomendamos especialmente cuidar la banda de rodamiento y la presión de inflado de los neumáticos, además de variantes en la conducción como: deformación de los neumáticos, riñes doblados, ruidos o vibraciones, que podrían indicar la necesidad de retirar los neumáticos a fin de evitar averías.

¿Sabía que? mala gestión de la presión de sus Neumáticos pueden producir los siguientes síntomas:

    1. Baja presión de los neumáticos:
      • Desgaste irregular en la banda de rodamiento.
      • Incremento de consumo de combustible.
      • Menor tracción en los virajes.
    2. Alta presión de los neumáticos:
      • Menor absorción de las irregularidades del camino, conducción más rígida.
      • Menor capacidad de frenado e inestabilidad.
      • Fatiga prematura de componentes en el sistema de suspensión.
      • Desgaste irregular en la banda de rodamiento.
      • Menor tracción en calzada mojada.

RECOMENDACIONES PARA TUS NEUMÁTICOS:

  1. Seguir las recomendaciones del fabricante. Normalmente existe información en el interior de la tapa de gasolina, o en el costado de las puertas. Las presiones se especifican por separado para el eje delantero y el eje trasero.
  2. Infle los neumáticos en frió antes de viajar. A mayor temperatura, aumenta la presión.
  3. No olvide revisar el neumático de repuesto, más de uno se ha quedado sin poder usarlo por tener la presión baja y no revisarlo.
  4. Revisar la profundidad del dibujo cada dos meses y verificar que el desgaste es uniforme en toda la banda de rodadura.
  5. Existen unos indicadores “TWI”  que se ubican en los flancos de los neumáticos y sirven para determinar el nivel de desgaste. No espere a que su neumático se desgaste. “El testigo de desgaste de 1.6 milímetros indica la altura de goma mínima recomendada” (ver cada tipo de neumático por separado).
  6. Cuando aparque no deje los neumáticos contra el bordillo para evitar que el coche se mueva. Dejar la rueda a unos milímetros del bordillo e inmovilizar el coche con el freno de mano. Al aparcar en línea no rozar con el flanco el bordillo con el coche en movimiento.
  7. En la medida de lo posible girar la dirección con el coche en movimiento evitando hacerlo en parado.

Esperamos que os haya resultado interesante.

No olvidéis dejar vuestros comentarios.

0 comments

Write a Comment

Fields with * are requierd